miércoles, 22 de mayo de 2013

REFLEXIONES A LOS 62 AÑOS




 
 
He viajado mucho,
Dios sabe que he navegado la vida
acunando sueños y utopías.
 Siempre tuve en mis manos
la navaja de Occam
pero no sé por qué avatar
nunca elegí el camino más sencillo;
a cambio, me fue dado conocer
infierno y paraíso en cada tiempo.
No hubo día de sombra
al que no haya seguido otro de luz
y he llegado a ser Caín y Abel,
Ulises en busca de mi Ítaca,
Teseo tratando de salir del laberinto
y Heráclito profanando
cada mañana un río diferente.
He sufrido mil muertes
y después de tanta vida
solo espero que se agote la clepsidra
con la tranquila certitud
de que al llegar la hora
 de lo oscuro
alguna luz alumbrará el camino
en el definitivo viaje
que me espera.

                                                                         22/05/2013
 
 

domingo, 19 de mayo de 2013

TACUARA





                                                          


TACUARA
                        (Para Martín)
 
Es pura nervadura recia
y sin embargo
la caña se dobla, grácil,
al influjo del viento
aunque no dialoga con él
y, cuando la lluvia moja,
sus gotas no son caricias
pues solamente
se siente a gusto
con los indómitos soles
del estío
porque ella sabe lo duro
de vivir en esta tierra solitaria
y agreste.
 
Al fin y al cabo,
aunque se parecen mucho
y son hermanos,
esta caña,
esta humilde tacuara,
no es el bambú que susurra
su plegaria a la brisa
y, cerca de ella,
no hay templos ni monjes
ni tigres, ni ríos
ni montaña sagrada
porque América ha parido
esta caña, solidaria, protectora
para que sus gentes sepan
que la vida no es solo
misticismo.
 
 
 
Imagen recuperada de Internet: