sábado, 27 de noviembre de 2010

VIAJE





                         Mañana de bruma desde la ventanilla de un colectivo (A. Cruz)

Un viaje siempre


representa una aventura.



La marcha ingrávida del colectivo

y el monótono sonido del motor

no han logrado adormecerme.

Corro la cortina

y descubro que del otro lado del cristal

ocurren cosas.



Veo la llovizna arrojarse

oblicua y sosegada

en busca de la tierra;

la bruma que nubla la distancia

y me acerca congoja

y escondida en ella

la sombra borrosa de los árboles

que soportan la callada incertidumbre

de las horas;

las bandadas de pájaros niebla

en dirección al sur,

que, paradójicamente, no es otra cosa

que su norte

porque por estos días

es el rumbo exacto de la vida;

algunas gaviotas indiscretas sobre campos arados

y la mañana gris de cielo encapotado,

puntual metáfora del hombre



Tan solo el viajero solitario

es capaz de sentir el latido de la vida

del otro lado de una ventanilla.

COSAS CURIOSAS





                                                   Mirando la luna desde la terraza (A. Cruz)


En las opresivas noches


del verano

suelen ocurrir cosas curiosas.



En la terraza, habíamos disentido

con ardor inusitado

acerca de algunos poetas

que según mi modesto punto

de vista solo escribieron

poesía cursi.



Casi rayando el alba

me pidió (es decir, me exigió

sin exigirme)

que regrese a la máquina

y le escriba un poema;

presentí el desastre

pero de manera ingenua,

farfullando lugares comunes,

le dije que eso era imposible

porque ella misma era toda poesía.



Con sonrisa triunfal

tiró su frase matadora:

“Entonces… ¿Qué te diferencia de

Gustavo Adolfo?”

y se fue a dormir

junto al retoño.



Lo peor fue

que ni siquiera me dijo

buenas noches.

miércoles, 27 de octubre de 2010

THE DEFEATED FROG








Cierro los ojos y me afirmo
en la palabra, que todavía me sostiene;
hablo sin parar, esgrimo argumentos,
pido explicaciones;
al final vence tu silencio que revela,
sin palabras, tu abandono.

En el borde más ardiente de la siesta
una sirena aúlla y su alarido suena a
“Estás perdido, viejo…”
Perdido,
aturdido,
jodido…
derrotado.

Te despedís con un abrazo
y te vas con tu silencio a cuestas
arrastrando el desamor sin indulgencia;
me hundo en el laberinto espeso de la tarde
con un grito apagado en la garganta.

Uno puede morir en cualquier día
y además… de tantas formas, pienso.

Me detengo; lleno de aire los pulmones,
"mejor un buen poema que la muerte",
me digo
y como una rana derrotada
pero aún viva
camino en dirección a casa.

                                                        (2005)

WRITING POETRY







Pasar el escalpelo sin clemencia
por cada frase,
por cada estrofa,
por cada verso.
Disecar pensamientos palabra por palabra;
hundir el bisturí
hasta la entraña misma
del espíritu
y extraer con precisión quirúrgica
los dolores
(y por que no, las alegrías);
transformar en simple lo complejo
porque la voz austera es más rotunda;
dejar que tirite nuestra esencia
y que la ansiedad contenida
se haga lágrima
que al resbalar, sosegada,
nos redima.

Escribir es tarea espinosa
cuando se invoca la palabra
poesía.

                                                (2010)

ESPERA







ESPERA

Late la tarde
poblada de demonios;
siluetas que se mueven al compás
de los dislocados ritos cotidianos.

Encerrado en el viejo bodegón
aguardo tu llegada...

¿Cómo mensurar
la longitud del tiempo de aquellos
que aún esperan?
¿En cantidad de cafés o cigarrillos?
¿En minutos que se hacen tan largos
como la propia espera?

La tarde se retira...
Las figuras se diluyen...
Aquí adentro,
sigo esperando tu venida.



Del libro "Poesía Cotidiana" (2006)

                                                                

sábado, 28 de agosto de 2010

ACERCA DE PSIQUIATRAS (Segunda parte)











V

Mire Doctor: Mi grillo era verdaderamente excepcional. Era el único cable a tierra que tenía para esta difícil y traumática profesión en la que absorbemos todos los males espirituales de la gente.
Como buen psiquiatra que soy, pude comprender su naturaleza y me dediqué a entrenarlo. Me llevó mucho tiempo pero era tan inteligente que aprendió todos los ejercicios que yo le había enseñado. Lo que mejor le salía era la vertical con la cabeza abajo. Pero no era lo único. Si hasta le digo que mi sobrina Sofía me lo quiso robar para venderlo a un circo de insectos que pasaba por la ciudad. Era un verdadero maestro.
Y ahora que se me murió y yo le hice un pequeño funeral, mis hijos han salido con esta paparruchada de que estoy loco. Que mi profesión de psiquiatra me ha vuelto demente y no sé cuantas cosas más. Ahora bien… Su uniforme blanco de desorienta, estoy secuestrado en un lugar que desconozco y encima los enfermeros me inyectan sustancias casi todo el día. ¿Podría explicarme que hago encerrado en este lugar desde el día que murió mi grillo?



VI

Mientras la mujer camina por la celda, su pensamiento solamente se refiere a la infidelidad. La infidelidad es mala cosa, piensa deprimida, sobre todo si estás casada con un psiquiatra. Estos tipos sin escrúpulos son capaces de inventarte una psicosis y mandarte al manicomio.



DIAGNÓSTICO

La mañana en que su mente decidió abandonar la prisión de su cuerpo el psiquiatra le diagnosticó una extraña neurosis de despersonalización.

                                                                      Segismundo Vives
                                                                                   (Psicología clínica – 1948)



ESQUIZOFRENIA

Juan Carlos decidió matar a Juan José, su hermano gemelo. En el momento de apretar el gatillo sintió un gran dolor en el pecho y después la nada.
El fiscal a cargo de la investigación caratuló la causa como “Presunto suicidio”
El psiquiatra que asistía a Juan Carlos de su esquizofrenia paranoide nunca más volvió a verlo.

                                                                   Segismundo Vives
                                                                               (Psicología clínica – 1948)

martes, 24 de agosto de 2010

¿DEMENCIA?











¿DEMENCIA?

Me resisto a dejar mi fortaleza
y emigrar hacia el mundo. Allá, escondidas,
las deidades oscuras de la vida
ciudadana, destrozan mi entereza.

“Psicosis o neurosis”, con firmeza
afirma el terapeuta; “dividida
la mente”, “delirante”, “sometida
su psiquis a trastornos que progresan”.

Sostienen: “Es un loco compulsivo”,
“un orate”, “un demente paranoico”.
Cuando observo este mundo que vulnera

las almas, me repito que yo vivo
con mi cordura, rechazando estoico
la auténtica locura que está afuera.

sábado, 14 de agosto de 2010

DIECISIETE HAIKUS






I
Hieren la tarde
feroces los silencios
de mi nostalgia

II
Se me desborda
un silencio redondo
de tanta luna

III
Eterno el río
va en busca de un destino
que es un misterio.

IV
Roncos tambores.
El cielo estalla en fuegos
por la tormenta.

V
La luna llena
se repite en los charcos
hecha nostalgia.

VI
Yerma salina,
paisaje donde imperan
las soledades

VII
Viste al silencio
el murmullo del río.
Todo es saudade.

VIII
Gris y sombrío
el otoño atardece
hecho recuerdo

IX
Cielo y estrellas;
me acuna en su regazo
la inmensa noche

X
Tarde de otoño
amarilla congoja
penas antiguas

XI
Sangra el ocaso;
nostalgia estremecida
sin esperanzas

XII
Noche infinita
preñada de secretos.
Melancolía

XIII
Llega del este
aurora luminosa.
Renace el día

XIV
Mansa penumbra;
aurora presentida
llena de sueños

XV
Noche y estrellas.
Infinito refugio
para mis sueños

XVI
Mis sueños viejos
tiritan en la noche.
Flotan recuerdos.

XVII
Sueños rebeldes.
En las aguas del río
viajan tenaces.




sábado, 24 de julio de 2010

HOMENAJE A SANTIAGO DEL ESTERO EN SU 457 ANIVERSARIO

EN ESTE CUMPLEAÑOS DE SANTIAGO DEL ESTERO, UN PEQUEÑO TRIBUTO A ESTA MI TIERRA







LLAJTAY
(Tierra mía)

Escondida en los montes,

sumergida

en el azul sin fin del cielo,

sudorosa

bajo soles eternos,

furtiva

detrás de algún quebracho,

en un silbo acongojado

o en un rostro de cobre veterano en arrugas

vive el alma irredenta

de Santiago del Estero.




MISHKILA
(Dulzura)

Acomete la noche.

La luna es vida en el nocturno.

El Mishky Mayu

se agita en los remansos.

Una baguala

besa los montes

y trepa hacia lo eterno.

La dulzura del canto

navega en los bañados.

Santiago sueña

sueños de arcilla.




SONKOY
(Corazón)

Hacia oscuros confines

se lleva el huayra puca

mi corazón en coplas.


Por Pampa Muyoj

hecho canto doliente

abrazará la tierra

y en los esteros

florecerá en milagro

de utópica esperanza.




I


Soledad desolada,

polvo y cielo

navegando en la hondura del estero.


El agreste paisaje de Santiago

se hace montes, trinos y vidala

esa perpetua infinitud me llama.




MADRIGAL SANTIAGUEÑO

Un sol salvaje castiga mi terruño salobre.

La soledad candente se pierde en la distancia.

Las torcazas le silban a la tarde

El día se adormece

y a la sombra del penúltimo algarrobo

refugio mi añoranza de otros tiempos.

Mate dulce con hojas de poleo

y algún chicharrón hecho chipaco

saciarán mis afanes y mis hambres.

A lo lejos

una voz ronca entona una baguala

y acompaña el nacimiento de un diamante

que preludia la noche.

La madre tierra y el alma de mi pueblo

me impulsan a traer desde el olvido

la esencia de Santiago del Estero.





domingo, 18 de julio de 2010

TRES POESÍAS DE TRÁNSITO







A pedido, tres poesías de "TRÁNSITO (desde la oscuridad hacia la luz)" del año 2008




La muerte exploró
mi costado.

Largas horas
suspiró su letanía
en mis oídos.
Tuve pesadillas
mientras intentaba tejer
la urdimbre del poema.
No sabía
que también la vida
me buscaba
a su manera.

Hoy,
me niego a morir
sin resistirme.Si alguien cree que estoy
en agonía
que no ponga su dedo
en el gatillo
pues todavía no habrá
tiro de gracia.

A pesar de todo
aún habito este paisaje.

                                 03/02/2007



Temible la noche
enorme,
como un océano
preñado de secretos.

La palabra se corporiza
en cada verso
y una fuerza implacable
me impulsa hacia
la vida.

Ya no quiero
naufragar en los espejos
que duplican mi memoria.

Apenas soy un hombre
que busca
la otredad de su nostalgia

                                      08/02/2007




Un reloj implacable 
me atormenta.

 Mis horas
resbalan sin remedio,
pero, antes que el tiempo
gane su batalla,
quiero renacer por un instante
a través de mis poemas.

Que quien los lea
pueda dispersar al viento
cada sílaba que talló
mi pluma.

A pesar
de esta pena visceral
que me acongoja
y del paso inexorable
de los días,
puedo ver
que, la esperanza,
se desliza, empecinada,
por el confuso borde
de mi vida.

                                        03/02/2007




martes, 13 de julio de 2010

CUADERNO DE MICRORRELATOS




ÇEn el día de la fecha, el taller de impresión me entregó mi "CUADERNO DE MICRORRELATOS"... Un nuevo hijo cuyo ISBN es 978-987-05-8459-9. Esta obra, que pasa a engrosar mi producción literaria, se trata de una edición artesanal y limitada a 100 elemplares, que reúne 55 microrrelatos (número absolutamente cabalístico). Les adelanto en esta nota la tapa y tres micros







PALABRAS DE SOBREMESA

La charla venía larga. Al borde del hastío le pregunté: “¿Qué es el infierno?”
Me miró profundo y contestó “El infierno es haberse enamorado de la mujer equivocada”.
Impactado atiné a balbucear “Y entonces… ¿Qué es el paraíso?”
Su respuesta terminó de derrotarme: “El paraíso es estar en el infierno y que, cuando comienzas a perder la esperanza, aparezca la mujer adecuada, te rescate y te devuelva a la vida”.



CARTA
Muy señor mío:
Gracias por su conceptuosa carta. Gracias también por el hermoso ramo de rosas que desgraciadamente tuve que devolver ya que no puedo aceptarlo.
Indudablemente, cualquier mujer de la tierra se sentiría halagada por sus palabras ya que usted es muy lisonjero conmigo. Es verdad que nuestra conversación de anoche, después de la cena, fue muy agradable y me gustó mucho, pero cuando dice que le parecí una mujer hermosa y atractiva está siendo generoso en demasía; más aún cuando sostiene que soy sensual y seductora. Nada más alejado de mí. Pero cuando me describe como una joven y atractiva dama me parece que se equivoca demasiado.
Lamentablemente debo declinar su ofrecimiento a beber una copa. Debo recordarle que soy una mujer de 70 años pero usted en la fiesta de anoche, estaba muy borracho como para darse cuenta de ello.



RÉQUIEM
Fue una muerte limpia. Casi podría decirse aséptica. La bala, pulida y perfecta penetró en el pecho dejando nada más que una delicada perforación en el tórax. El héroe se desplomó lentamente, con elegancia plástica mientras ángeles y arcángeles entonaban un réquiem gregoriano y polifónico. Una muerte totalmente diferente a las sangrientas, groseras e impúdicas que contemplamos actualmente en miles de páginas de Internet; una muerte distinta a la del espectáculo cotidiano; una muerte sin la obscenidad que se describe en los noticieros televisivos acostumbrados a llenar las pantallas con sangre roja y chorreante.
Una muerte limpia y aséptica.
Seguramente por eso, el responsable de la muerte gritó ¡“Corten!… Rodamos de nuevo” y se encaró con los muchachos de “efectos especiales” para reclamarles que necesitaba más sangre en escena para poder cautivar a los espectadores del mediocre film que dirigía.

viernes, 9 de julio de 2010

TWITTER (Textos de menos de 140 caracteres)




Les acerco una serie de veintitrés textos de menos de ciento cuarenta caracteres que escribí impulsado por una convocatoria de Rafael Vázquez para los integrantes del grupo "Poemia. El fuego de heliconia". Si bien no pertenezco al grupo, me prendí en la convocatoria y salió esto. Hay textos antiguos a los que solo les cambié ligeramente el formato y otros que escribí específicamente para esta ocasión. Espero que les gusten.


AVISO

Liquido soledad de cien años. Por informes, dirigirse a Macondo. Preguntar por Aureliano Márquez o Gabriel Buendía.



DESPEDIDAS


I

Fue un adiós desigual. Solo ella miró atrás.


II

Augurando el adiós, el desamor cayó sobre ellos como una filosa espada.


III

Era el adiós. El amor se había perdido en la sinuosidad de sus almas hasta quedar muerto.


IV

Fue un adiós doloroso. Después solo quedó una congoja en vuelo.



REFRÁN

Mirando al joven, el filósofo pensó “Tiene el alma bella”. Cuando el efebo le alcanzó la cicuta, se dijo “No todo lo que brilla es oro”.



DIAGNÓSTICO

La mañana en que su mente abandonó el cuerpo, el psiquiatra diagnosticó una extraña neurosis de despersonalización.



PANDORA

Cuando Pandora se marchó, Carlos pudo encontrar la esperanza en el fondo de un alhajero.



DESPERTARES


I

Cuando despertó ya ni siquiera quedaban animales


II

Cuando despertó ya era tarde para todo


III

Cuando despertó escribió un cuento y se hizo famoso



FRASES CÉLEBRES


I

Llegó, vio y huyó. ¿Qué otra cosa podía hacer un conejo que se encuentra con un león al llegar al claro de la selva?


II

“La suerte está echada” dijo el hombre y poniendo las cartas sobre la mesa concluyó “Póker de ases señores”


III

El oficial “¿Por qué lo mataste si nos ayudó en la redada?” El detective “Por qué adoro la traición pero odio a los traidores”



DAVID Y GOLIAT

“Eso de que el pez grande se come al chico es un mito” dijo mamá piraña mientras el cardumen devoraba un gigantesco surubí.



SANSÓN Y DALILA

Cuando la conoció, descubrió el amor y creyó que había tocado el cielo con las manos. Nunca imaginó que sería su ruina.


FRASE BÍBLICA

“Dad al César lo que es del César”, dijo el león.
La hiena abandonó la osamenta del ciervo y desde entonces come solamente carroña.



NOCHE DE BRUJAS

Cegado por el pánico, desenfundó y disparó varias veces sobre el monstruo. Nadie le había dicho que esa noche era hallowen.



SERIE KAFKIANA


I

Gregorio Samsa fue al médico, quien lo derivó al Psicólogo y este al veterinario quien no pudo sanarlo pues no era especialista en insectos.



II

Samsa buscó en la guía un veterinario especialista en insectos. Como no encontró ninguno se tiró en la cama a esperar la muerte


III

Gregorio Samsa se enamoró de una cucaracha. Acongojado por su desprecio compró potente insecticida y dio fin a su tormento.


IV

“Tomad y bebed porque esta es mi sangre” dijo Gregorio Samsa y los coleópteros supieron que habían encontrado un dios.



CUENTA BREVE_2

Sumó, restó, multiplicó y dividió. Una vez comprobado el resultado, supo que su futuro era la justa dimensión de lo vacío.

miércoles, 2 de junio de 2010

SUEÑOS







SUEÑO

Despierta empapado en transpiración y con el corazón desbocado.
Acaba de tener un sueño espantoso. Soñó que la muerte llamaba a su puerta.
Todavía aterrado y temblando camina hacia la cocina, abre la heladera y se sirve un vaso de agua. Agradece el haber despertado.
En ese momento alguien llama a su puerta.



SUEÑO_2

Desesperado, corro por andenes, trepo escaleras, huyo por calles desiertas.
Los pasos de mis perseguidores resuenan cada vez más cerca. Cuando me dan alcance comienza la golpiza
Me despierto temblando de pánico. Sé que debo seguir huyendo.
Me preparo con rapidez y salgo sin dar demasiadas explicaciones al conserje.
La noche me engulle mientras en algún lugar ellos continúan buscándome.

martes, 25 de mayo de 2010

POEMAS





                                                                                         Tarde de lluvia en Santiago


MAREA CIUDADANA
Suben las aguas y después decrecen;
por momentos más mansas o más vivas
se mueven en oleadas. Fugitivas
van y vienen las aguas. Nos ofrecen

una danza vivaz. No hay quien aprese
a las aguas esquivas, impulsivas
ni pincel penetrante que describa
boceto acuoso que en la tarde crece.

Pienso en playa lejana, sol, arena,
cielo, mar, pleamar, marea baja.
Mas no hay mar, solo calles anegadas

por lluvia intensa, densa; lluvia plena
de verano. ¡Hay que ver cómo trabaja
la mente ante una calle desbordada!


(Del libro Poesía cotidiana - 2006)

viernes, 16 de abril de 2010

DOS POEMAS





¡Ah!... tu mirada
oscura como la noche
luminosa como
la mañana;
abismo feroz
de luz y sombras
donde se ahoga sin piedad
el desaliento
y renacen todas las estrellas.


Ah!... il tuo sguardo
scuro come la notte
luminoso come
il mattino;
abisso crudele
di luce ed ombre
in cui affoga senza pietà
lo sconforto
e rinascono tutte le stelle.


¡Ah!... Teu olhar
escuro como a noite
luminoso como
a manhã;
abismo feroz
de luz e sombras
onde se afoga sem piedade
o desalento
e renascem todas as estrelas.



Quita de mí
los miedos,
esos miedos
que llegan con la noche
y que muchas veces
habitan mis mañanas.

Aniquila por favor
todos mis miedos;
arranca
toda incertidumbre.

Sé mi Dios y mi patria;
sé mi hogar
y mi punto de partida.

Sé la primera y la última,
la más clara
de todas mis certezas.



Toglimi
le paure,
quelle paure
che giungono nella notte
e che molte volte
abitano i miei mattini.

Distruggi, per favore,
tutte le mie paure;
allontana
ogni incertezza.

Sii il mio Dio e la mia patria,
sii il mio focolare
e il mio punto di partenza.

Sii la prima e l’ultima,
la più chiara,
di tutte le mie certezze.


Tira de mim
os medos,
esses medos
que chegam com a noite
e que muitas vezes
habitam minhas manhãs

Aniquila, por favor,
todos os meus medos;
arranca
toda incerteza.

Seja meu Deus e minha pátria;
seja meu lar
e meu ponto de partida.

Seja a primeira e a última,
a mais clara
de todas as minhas certezas.

Del libro “Tránsito (Desde la oscuridad hacia la luz)” 40 Poemas (2008)
Il libro " Transito, dall'oscurità verso la luce," 40 poemi (2008) traduzione di Pietro Adorni
Do livro “Trânsito(Da escuridão até a luz)” 40 Poemas (2008) Tradução de Gisele Rodrigues


domingo, 14 de febrero de 2010

NUEVO CUENTO

Mujer misteriosa (Imagen tomada de Internet)

BAILANTA
-Esa mina es nueva por aquí – dice Franco
-Si - coincide Martín - Es la primera vez que la veo.
-Tiene un físico impresionante
- Más o menos… Además es tan paliducha que da miedo
-Tiene un lomo espectacular y se mueve como una diosa
-A mi me parece que tiene cara de muerta – concluye Martín y da por finalizada la conversación.
La fiesta está en su apogeo. Las guarachas, chamamés y pasodobles llenan la noche de verano en los suburbios de la pequeña localidad. El animador, con voz impostada, incita de manera desmedida a continuar el frenesí de la danza.
Franco ha bebido más de la cuenta. Se siente extraño. Sus ojos enfocan de nuevo la figura femenina que mueve sus caderas con cadencia sensual y sugestiva. La mujer baila sola en medio de la multitud. Eso atrae aún más a Franco. A los tropezones camina hacia la pista y toca el hombro de la mujer. Ella se da vuelta sonriendo de manera enigmática y sus movimientos se exacerban hasta parecer eróticos y libidinosos. Un extraño escalofrío sacude a Franco. No es el rostro pálido y etéreo ni la sonrisa irónica lo que impresiona; es su mirada… una mirada color púrpura que parece ver el más allá.
-¿Querés bailar? – pregunta desafiante – ¿Te animás?... Se me ocurre que no te da el cuero.
-Movete muñeca que yo me las arreglo.
Baila moviendo apenas sus pies sobre la pista mientras sus sienes laten y él se siente aturdido. En un momento tropieza pero la mujer lo sostiene de manera firme.
-No te hagás el loco que estás hasta las manos. Lo único que vas a conseguir es cagarte de un golpe.
La mujer baila cada vez más enardecida y la mente de Franco se obnubila.
-Salgamos de aquí – pide el hombre – vayamos a otro lado.
-¿Estás seguro?... Mirá que conmigo podés conocer que mierda es el infierno.
El sonríe canchero y la toma del brazo. Martín, que sigue prendido a la cerveza ni siquiera se da cuenta de la partida de su amigo.
Cuando salen a la calle un nuevo estremecimiento preocupa a Franco. Su sexto sentido le dice que algo no anda bien. Al instante siguiente deja de lado sus miedos y se prepara para vivir su gran noche.
¡No puede creerlo!
Mientras recorre las calles tortuosas de la villa detrás de la hermosa mujer, observa la generosa turgencia de sus glúteos y las perfectas piernas. El vestido se adhiere obstinado al magnífico cuerpo, haciéndola más bella y más impúdica.
Por momentos siente un dejo de irrealidad. Su cerebro, a punto de estallar, vaga indeciso entre las fantasías del goce próximo y la realidad de no poder explicarse cómo ha logrado conquistarla.
La casilla de lata donde vive Franco es pequeña pero a ella parece no importarle. Apenas llegan, se recuestan en el catre
-¿Estás asustado? – Pregunta de golpe la mujer - ¿Tenés miedo de algo?
-No veo por qué – miente él sin convicción.
-Con la cara que tenés – vuelve a atacar sabiéndose dueña de la situación - pareces un pollo mojado... Tembleque y ansioso.
-Es una impresión equivocada – se defiende Franco.
Ella queda en silencio un largo rato. Franco nota que le tiemblan las manos. “Tengo que serenarme” se dice “Si llego a arruinar una ocasión como esta me enyeto de por vida”.
Un poco más sereno comienza a besarla; primero de manera tímida pero, a medida que ella responde, sus caricias se hacen más atrevidas. Durante una eternidad continúan abrazados besándose.
De pronto Franco nota algo en la mirada de ella pero ya es tarde. Siente un dolor lacerante en el cuello mientras la mujer ríe a carcajadas.
Las pupilas desorbitadas del hombre registran la escena en un relámpago breve y eterno, mientras su mente, huérfana de cualquier otro pensamiento, dibuja el inesperado final de la historia.
Un rato más tarde, en la bailanta, Martín que ya está tan borracho como su amigo junta coraje y encara a la mujer. Ya no la ve tan pálida y el movimiento de su cintura lo enloquece. Está tan obnubilado que ni siquiera se acuerda de Franco.
La mujer de vestido negro y rostro desvaído ondea sin pudor sus caderas mientras una sonrisa misteriosa se instala en su boca.

domingo, 10 de enero de 2010

DOS CUENTOS




NÚMEROS

Mientras tiraba una moneda en su mano, el vagabundo me miró profundo y dijo con voz ronca “La vida es una sucesión de cifras; un mero postulado acerca de los números”
Desde aquella tarde, mido mi vida en años, meses, días y semanas; doy vueltas junto al minutero, busco cifras claves para resolver cualquier enigma, evalúo la cuantía del amor y el sentimiento, sumo, resto, multiplico y divido pero todavía no he podido encontrar el teorema que descifre el tránsito azaroso de los hombres por la vida, ese viaje del cero al infinito.




RUTINA

Despierta, se ducha, desayuna y parte rumbo a la oficina. Un día más en una vida gris y sin sorpresas. Desde lejanos tiempos está solo, acostumbrado a la rutina y ha olvidado todas aquellas cosas que nos hacen sentir vivos. Ya no tiene esperanzas. Camina hacia la parada del colectivo. Sabe que tras un corto viaje bajará, caminará unos metros, abrirá su oficina, se sentará en su escritorio y revisará expedientes hasta la hora de salida, volverá a su casa, calentará comida en el microondas , dormirá la siesta y después irá al café a dejar correr las horas. En su vida todo es previsible.
Lo que no puede prever es que, en unos minutos, unas caderas habrán de contonearse unos pasos más adelante, quedará hechizado por una mirada franca y transparente y por una sonrisa pícara y sincera mientras viajan, la que habrá de renovarse cuando ambos desciendan en la misma parada.
Por la tarde, con ansiedad contenida, saca el papel arrugado del bolsillo, toma el teléfono y marca. Cuando escucha la voz de la mujer del otro lado de la línea sabe que ha encontrado el camino de regreso a la vida.